jueves, 27 de abril de 2017

LOLO, EL HIJO DE MI NOVIA. (LOLO)




Por Fabián Quezada León 

Violette (Delpy) es una mujer madura, sofisticada y parisina, que trabaja en el mundo de la moda. Ha estado demasiado tiempo sola tras de que el padre de su hijo Lolo (Lacoste) se alejó de ella.
 



Ahora, durante unas vacaciones en Biarritz, Violette conoce a un sencillo lugareño Jean-Renee (Boon) quién es técnico en informática. Un poco en busca de lo que ella piensa que será una “aventura pasajera, nada importante, etc etc.” Violette se involucra con Jean, en lo que resulta ser un tórrido romance. Tanto  que por causas del destino Jean se va a París a vivir.

Para Violette comienzan a surgir las dudas acerca de la “asertividad” de su relación cuando empiezan a tratarse más profundamente. Jean es tal vez “demasiado inocente y silvestre para la vida de la gran ciudad”. Pero el mayor obstáculo para su relación no viene de afuera sino de su mismo hiperprotegido hijo: Eloi, mejor conocido por “Lolo” que va a tomar “algunas medidas” para garantizar la totalidad de amor de su madre para él. 




Julie Delpy escribe y dirige esta comedia de giros inteligentes que se desliza entre el humor y el asombro de un thriller, protagonizado por un joven Edipo de ojos brillantes.
 

 
Delpy, quien ha sido conocida por sus cintas introspectivas, toma el lado aparentemente sencillo y soleado de la comedia para disertar sobre un tema por demás interesante y que se replica en muchos lugares del mundo; hasta qué punto la “generación de padres” con algún sentimiento de culpa, inspirado por la desatención o sus diferentes variantes, es responsable de la actual superpoblación de hijos que no pueden dejar la casa paterna aún a edades “avanzadas”?

Y sin más, Delpy, entre risa y risa, pone el dedo en la llaga.
Violette es una madre claramente neurótica, abrumada y nerviosa, como son muchas madres hoy en día que se esfuerzan por ser supermujeres: luchan por ser exitosas profesionalmente, al mismo tiempo que son madres y amas de casa; y si el tiempo y las circunstancias lo permiten, son devotas esposas y amantes dispuestas.
Así las cosas, Violette ha mantenido bajo su protección a Lolo y él prácticamente se ha incrustado en su vida de forma permanente y de ninguna manera está dispuesto a ceder su lugar a ningún hombre.


Jean Renee es un tipo sin malicia, una víctima demasiado fácil para las elucubraciones mentales de Lolo, quien de inmediato al ver amenazado su territorio, comienza una ofensiva que irá en escalada conforme la relación de su madre y Jean se trata de solidificar, sin importar los “inconvenientes” que Lolo astutamente va sembrando en el camino. 


Lo mejor es que Delpy escribe y dirige todo este tema con una gracia sutil en la que se esconde la sorpresa de un amor mal entendido y brutalmente letal, que juega en las hábiles y sádicas manos de un maestro en la manipulación. 


El otro punto es la indeleble marca que Delpy aporta como una verdadera representante de la biculturalidad, conjuntando en su guión la comedia cimentada sobre personajes con una psicología profunda, como ya lo había hecho en sus obras anteriores (Antes del Amanecer (1995), Antes del atardecer (2004) , Antes del Anochecer (2013,) añadiéndole  el sabor de las cintas dirigidas a un gran público, haciendo que las acciones de sus personajes provoquen risa, pero dejen en el fondo la vibración de que, como diría Hamlet: “Hay algo podrido en Dinamarca”.




La participación de Boon le asegura la calidez de una comedia y la siempre latente perversidad de Lacoste le da el punto de suspenso y maldad que proporciona el equilibrio.
 

 
Lolo es un niño que ha crecido, pero no ha madurado no obstante sus casi veinte años. Sus maldades comienzan siendo propias de un sieteañero (como el pica pica) y la total ausencia de culpa, cuando las cosas se van saliendo de cauce, lo coloca justo en ese nivel de “inocencia perversa” donde no se miden las consecuencias. Todo es un juego para demostrar poder, sin límites, sin remordimientos, al grado de que si existiera una “muerte accidental” sería simplemente “un descuido”.
 

Violette deambula en su papel de madre entre la sobreprotección y la negación a ver que Lolo ha crecido. Como un reflejo, más basado en la necesidad física de tener sexo que en otra cosa, al conocer a Jean –Renee y aconsejada por su cómplice Ariane (Viard) Violette “seduce al pueblerino” sin imaginar las consecuencias.

 

Violette y Ariane se desenvuelven sin ningún tapujo en todo lo referente a la sexualidad,  los prejuicios  y desde luego, el uso que hacen de los hombres; hasta llegar a admitir que el enorme pene de Jean la había salvado de la depresión, sin embargo en el fondo siguen teniendo los mismos conflictos de cualquiera: dudas, inseguridades, celos, crisis nerviosas, obsesiones,que las hacen profundamente humanas, reales, a las que Delpy va llevando con talento a situaciones y diálogos dentro del cauce de la comedia inteligente, logrando camuflar en ella hasta el tema de Edipo.

 

Tras de las risas vienen los puntos de reflexión, y tras del culmen de maldades de Lolo vienen las consecuencias. Delpy sabe llevarnos hasta esa escena final, en el que la gran interrogante se abre en solo dos segundos de pantalla. 
Qué le depara el futuro a Violette y a Jean Renee?.
Delpy nos lo dirá algún día o simplemente lo imaginamos?

Director: Julie Delpy.
Reparto: Julie Delpy, Dany Boon, Vincent Lacoste, Karin Viard, Antoine Lounguine, Christophe Vandevelde, Elise Larnicole, Christophe Canard, Karl Lagerfeld, Frederic Beigbeder, Georges Corraface.
Guión: Julie Delpy, Eugenie Grandval.
País: Francia.
Año 2016.
Género: Comedia  romántica.
Duración: 99 minutos.
Clasificación: Mayores de 15 años.
Fecha de Estreno en México: 28 de abril de 2017.

LOLO EL HIJO DE MI NOVIA (LOLO) SE EXHIBE EN CINÉPOLIS Y CINETECA NACIONAL.


PARA INFORMACIÓN DE HORARIOS Y SALAS, CONSULTAR: 
www.cinepolis.com.mx
www.cinetecanacional.net




ACUARIO INBURSA: EL FONDO DEL MAR EN PLENA CDMX!

Acuario Inbursa una maravillosa excursión donde te esperan más de 230 especies y 5,000 ejemplares marinos.

Piensa, ¿cuándo pensaste ver tiburones, caballitos de mar, tortugas, pirañas, cocodrilos, medusas y barracudas, a centímetros de distancia y sin salir de CDMX?.


Pues todas estas creaturas marinas y más, te esperan en una aventura submarina. Para que los conozcas en persona en un viaje alucinante.



Pero la aventura y el conocer a los coloridos habitantes del océano no es todo, el Acuario Inbursa, además de ser  centro de exhibición es también un centro de conservación de especies amenazadas de extinción. 

De hecho, algunos de los ejemplares que puedes conocer se planea regresarlos a su hábitat natural cuando alcancen la edad adecuada…  pero antes de que eso suceda, puedes venir a concerles.



 
Ubicado en Plaza Carso, frente al Museo Soumaya, Museo Jumex y Teatro Telcel, el Acuario Inbursa ha recibido ya a miles de  visitantes que han vivido una divertida y educativa experiencia que va desde el fondo del océano hasta los exóticos manglares, o la tundra con todo y pingüinos! 

Mostrando más de 5000 ejemplares de más de 230 especies entre las que destacan los tiburones, caballitos de mar, tortugas, cocodrilos, pirañas, medusas, corales, barracudas entre muchas otras, (inclusive puedes interactuar con algunas de ellas… no obvio, lo sentimos, con los tiburones por más hermosos que sean, no.)  



El recorrido consta de 48 diferentes exhibiciones en un área de 3,500 metros cuadrados, repartidos en una estructura de cuatro niveles subterráneos. De esa manera cada nivel del Acuario Inbursa se convierte en una aventura diferente.



El acuario se maneja bajo el concepto edutainment (educación más entretenimiento), para que los visitantes recorran las instalaciones que, francamente, no tienen nada que pedirle a los acuarios más famosos del mundo. 
 

El recorrido transcurre entre escenarios con un alto grado de tematización; para que en esta aventura puedas sentirte como un verdadero explorador de las asombrosas maravillas del mundo marino y a la vez reflexionar sobre el riesgo inminente que el hombre significa para el mundo marino. 

 
Viendo como el ecosistema ha sido depredado por los humanos y hemos causado tanto daño a nuestros compañeros de planeta. 
En cada exhibición, hay fichas que hablan de los diferentes moradores, indicando sus características principales, como nace, qué come, como se defiende, o si está en peligro de extinción.



Al ser una instalación de primer nivel y tan lejana al mar, el Acuario Inbursa cuenta con un piso para todos los equipos de soporte de vida, las cisternas y los equipos de filtrado, donde diariamente se reutilizan 22 millones de litros de agua de mar traída de Veracruz.


A través de dichos procesos de filtración se busca replicar las mismas condiciones de vida del mar para que los hábitats de las especies se conserven.



La inspiración para construir Acuario Inbursa surge a partir de la gran preocupación por el grave deterioro de los ecosistemas marinos y a la vez  la necesidad de concientizar a la gente sobre este terrible problema y ayudar a conservar el mundo marino. 


Como lo dijimos antes, el Acuario Inbursa no sólo es un centro de exhibición, también es un centro de conservación. Y esta es su tarea mas valiosa.


Imagina todos los visitantes que ha logrado tener y que cada cada uno se lleve sembrada la idea de que también es responsable por la conservación de los mares y del planeta con todos sus habitantes, así la próxima vez que se encuentre en un ambiente natural, mar, río, bosque, será consciente del gran tesoro que representa conservar la vida y defenderla. 


Mucho más si puedes ir a la playa, te aseguramos que no volverás a ver el mar con los mismos ojos!. 
Igual, hasta te involucras en alguna actividad en pro de la vida marina!.


Para lograr esto, el Acuario Inbursa ha generado programas educativos para informar y persuadir a sus visitantes sobre la problemática ambiental del mundo marino; también se cuenta con un sólido Programa de Conservación de diferentes especies marinas en peligro de extinción con el manejo y reproducción en cautiverio; entre estas especies se encuentran los corales, los caballitos de mar y las medusas.



El Acuario Inbursa cuenta con un Centro de Conservación (CECONSE), en el cual un grupo de especialistas tiene la misión de hacer análisis del agua, preparar las dietas de cada una de las especies, cuidar de las cuarentenas y supervisar la reproducción de las especies.



El Acuario Inbursa ha decidido enfocar su esfuerzo a la conservación de los arrecifes de coral, ya que el 60% de ellos se encuentra en peligro de extinción en los próximos 30 años, de no revertirse las condiciones que amenazan su sobrevivencia. Y ya que en México tenemos el privilegio de contar con uno de los bancos de coral más importantes del planeta, no está por demás hacernos conscientes de la gran responsabilidad que eso significa.



Para reforzar su misión, Acuario Inbursa ha desarrollado una alianza estratégica con el Acuario de Veracruz, el Instituto Tecnológico de Boca del Río (ITMAR) y el Acuario de Mazatlán, para desarrollar conjuntamente programas de conservación, a través de los cuales Acuario Inbursa también podrá contribuir a la formación profesional de nuevas generaciones de médicos veterinarios y biólogos, mediante la realización de servicios sociales, prácticas profesionales y estancias académicas.



Actualmente el Acuario Inbursa está en proceso de formalizar convenios de colaboración con WWF (World Wildlife Fund), con la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México y con la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco.



Con una inversión superior a los 250 millones de pesos, la compañía Blau Life S.A., integrada por un grupo de expertos en diferentes especialidades, se ha dado a la tarea de dirigir el gran esfuerzo que este proyecto conlleva.



El despacho de arquitectura Free fue el encargado del diseño arquitectónico y el diseño de interiores y exhibiciones fueron realizados por Blau Life S.A.





Así que ya lo sabes, el no vivir cerca del mar no te excluye de poder conocer e involucrarte con el gran mundo marino que habita el azul infinito de este planeta.

LA ODISEA (L'ODYSSÉE): UN CONTROVERTIDO COUSTEAU.

Por Julia Elena Melche.

Jacques-Yves Cousteau, el legendario oceanógrafo francés, “fue alguien que pasó por querer dominar la naturaleza, por intentar explotarla y, poco a poco, se fue dando cuenta de la importancia de protegerla para el futuro del mundo”, comenta el realizador galo Jérôme Salle, encargado de dirigir La Odisea, una biografía que busca exponer de manera positiva la figura de Cousteau, pero también de desmitificarla.

Para conseguir este equilibrio, realizó una exhaustiva investigación en torno al personaje, con los documentales que realizó Cousteau y su segundo hijo Philippe, con entrevistas a los miembros de su familia, a quienes lo siguen admirando, pero también a aquéllos que lo han rechazado.

Pero el principal soporte de su trabajo fueron los libros Capitaine de la Calypso, de Albert Falco (experto buzo y capitán del buque Calypso) e Yves Paccalet, (filósofo y ecologista que participo en las expediciones), y Mi padre, el capitán Jacques-Yves Cousteau, de Jean-Michel Cousteau, ambientalista, explorador, productor fílmico y el hijo mayor de Cousteau, aunque no el favorito.

La cinta lleva al espectador por un fascinante viaje de casi tres décadas para conocer al hombre, padre, esposo y famoso explorador submarino, en un interesante recorrido por sus pasiones, sueños, virtudes, defectos y debilidades, desde los cuarentas cuando vivía en un paraíso idílico a orillas del Mediterráneo con su joven esposa Simone (Audrey Tautou de Ámelie) y sus pequeños hijos Jean-Michel y Philippe, hasta la trágica muerte de este último a finales de los setentas.

El bien estructurado guión, co-escrito por el propio realizador, permite que la historia avance con fluidez en un conjunto de momentos importantes en la vida personal y profesional de Cousteau (Lambert Wilson de De dioses y hombres), como su gran aportación, el Aqualung o pulmón acuático, un dispositivo que permite respirar bajo el agua sin la necesidad de un tubo de aire en la superficie, que inventó junto con el ingeniero Émile Gagnan, o la compra y reparación de un dragaminas que convirtió en el barco Calypso, en el que recorrió todos los océanos del planeta para explorarlos y documentar la vida marina.

Si bien, La odisea retrata al carismático y apasionado marino, acreedor de distinciones y prestigiosos galardones internacionales, autor de más cincuenta libros y setenta documentales, entre ellos el controvertido y sobrecogedor por su extrema violencia El mundo del silencio, ganador del Oscar y de la Palma de Oro en Cannes en 1956, también muestra al Cousteau ególatra, vuelto un hombre de negocios, interesado por el dinero, marido infiel, padre distanciado de sus hijos, que se dejó deslumbrar por la celebridad, perdiendo el interés por la ecología y solo buscaba el protagonismo.

Un hombre de contradicciones porque igual fue un apasionado de la flora y fauna marina, que un insensible ante la fragilidad y el dolor de los animales del mar, actitudes que provocaron tensas discusiones con su hijo Philippe (Pierre Niney de Yves Saint Laurent), quien lo acompañó en las expediciones, pero que decide alejarse tras su disgusto por la captura de una pareja de leones marinos en Ciudad del Cabo. 

Será hasta 1972 que padre e hijo se reconcilien, cuando emprenden un viaje a la Antártida y el momento en que el explorador toma conciencia de sus acciones y decide orientarlas hacia la protección del medio ambiente. Al llegar a Ushuaia, Tierra del Fuego, observan los restos de ballenas masacradas y Cousteau reflexiona sobre ese mundo marino que ha estudiado y explorado, pero que nunca se ha preocupado por defender.

Lugar especial ocupa Simone, la esposa entusiasta que estuvo al lado del oceanógrafo en las buenas y en las malas, quien lo apoyó en todos sus proyectos y aventuras y querida por toda la tripulación del Calypso al que hizo su hogar permanente y ayudó para pagar su restauración con la venta de sus joyas familiares.

Con interpretaciones notables, locaciones en Sudáfrica, el Mediterráneo, la Antártica, La Odisea  reúne un excelente equipo técnico. La fotografía a cargo de Matias Boucard, imprime al filme una apabullante grandeza visual, capturando maravillas submarinas, como mantarrayas, tiburones, tortugas o una majestuosa ballena que Philippe observa extasiado. 

Por su parte, la música del experimentado Alexandre Desplat, gran creador de atmósferas y ganador del Oscar 2014 a la Mejor Banda Sonora por El gran hotel Budapest, acentúa con energía los momentos dramáticos y puede llegar a ser sutil y dulcificada en las situaciones desoladoras.

Filme emotivo, de contundente mensaje ecológico que aporta en muy buena el personaje de Philippe, cuando de niño maravillado que descubre por primera vez  en compañía de su padre el fascinante mundo marino lleno de color y fauna abundante, pasa a ser el adulto desencantado que regresa para sumergirse en aquéllas aguas cristalinas, ahora oscuras, sin vida alguna, devastadas por la contaminación.

Dirección: Jérôme Salle.
Guión: Jérôme Salle, Laurent Turner, basado en los libros Capitaine de la Calypso, de Albert Falco e Yves Paccalet, y Mi padre, el capitán Jacques-Yves Cousteau, de Jean-Michel Cousteau.
Reparto: Lambert Wilson, Pierre Niney, Audrey Tautou,  Michael Bundred, Chloe Hirschman, Jenna Saras, Dylan Edy, Sabine Palfi, Richard Lothian, Kevin Otto, Irina Miccoli, Wilson Carpenter, Ryan Kruger, Adam Neill, Brett Williams y  Alberto Nicolo.
País: Francia.
Año: 2016.
Duración: 123 minutos.
Género: Drama Biográfico.
Clasificación: Todo público.
Fecha de estreno en México: 28 de abril de 2017.

LA ODISEA (L'ODYSSÉE) SE EXHIBE EN CINÉPOLIS.

PARA INFORMACIÓN DE HORARIOS Y SALAS, CONSULTAR:



miércoles, 26 de abril de 2017

WANDERLUST MX : UN TRIATLÓN CONSCIENTE

video



¿QUÉ? Es un festival que nace con el objetivo de ayudar a las personas a cultivar su propio ser y guiarlos en su camino a través de una serie de experiencias hacia una vida sana e inspiradora, promoviendo una vida en balance.
¿CUÁNDO? 30 DE ABRIL en la CDMX 


 Da click en la imagen para ver la información
¿DÓNDE?    En  el Campo Deportivo del Estado Mayor Presidencial
PORQUE EN EL CAMPO DEPORTIVO DEL ESTADO MAYOR CONJUNTO? Nuestra bella Ciudad de México, cuenta con una cantidad importante de espacios verdes urbanos, pero lamentablemente no en todos ellos podemos producir Wanderlust  por cantidad de gente que queremos invitar a hacer Yoga.
El Campo Deportivo del Estado Mayor Presidencial y el Bosque de Chapultepec son quienes han colaborado con nosotros para que, combinando sus áreas, podamos tener la mejor experiencia posible de Yoga, Meditación y 5K.
Wanderlust está muy agradecido con todas las organizaciones privadas y  de Gobierno  que en los  diferentes estados de la República Mexicana hacen todo lo posible para darnos espacios y fechas para poder llevar a cabo Wanderlust 108.
Nos parece también que es un excelente lugar y muy adecuado donde la comunidad puede generar un cambio a través de la meditación. Llenar de amor este lugar.
 
¿POR QUÉ?   Es un evento diferente, un “triatlón consciente”  que reúne a tres eventos juntos: una carrera/caminata de 5k, una experiencia de yoga al aire libre y una meditación guiada – pero todo esto con un ‘twist’. A diferencia de la mayoría de los otros triatlones, valora-mos la comunidad más allá que competencia, la paz interior más allá del poder, y auto-conocimiento más allá de la fuerza.
¿QUÉ OTRAS ACTIVIDADES HAY?     Wanderlust 108 está compuesto de yoga, meditación, running, DJ con música todo el evento, así como actividades como hula hula, slackline, aeroyoga y acroyoga, una zona de Kula Market repleto de alimentos nutritivos y artesanos locales, hay mucho que hacer cuando no estás en tu mat de yoga.
¿CÓMO REGISTRARSE?  Se puede adquirir el boleto a través de la plataforma BOLETIA
PÁGINA WEB  https://wanderlust.com/es/108-events/mexico-city-mx/
REDES SOCIALES  @WANDERLUSTMX