viernes, 12 de octubre de 2012

MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES: EL AMOR EN TIEMPOS SENILES.



Por Julia Elena Melche.

“El Sabio” es un anciano que trabajó como periodista en un diario de un pequeño pueblo. Nunca se casó ni se ha enamorado y ha pasado toda su vida pagando a las prostitutas del burdel local. Ahora que va a cumplir 90 años, decide regalarse una noche de amor loco con una jovencita virgen, por lo que le llama a la Madame del congal, Rosa Cabarcas (Geraldine Chaplin) para que se la consiga.

Basada en la novela del ganador al premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, Memoria de mis putas tristes se estrena precedida de varias polémicas. Por una parte, la filmación inicial en el 2009 en Puebla y Veracruz, fue suspendida por una demanda promovida por la Sra. Teresa Ulloa, quien sostenía que la cinta era una apología a la pedofilia. Luego, durante su rodaje en el 2010, Organizaciones No  Gubernamentales y figuras como la escritora y activista de los derechos de las mujeres Lydia Cacho y la productora cinematográfica Bertha Navarro, acusaron a la producción y al mismo García Márquez de promover la trata de menores y el comercio sexual. Después la película fue filmada en secreto y a marchas forzadas en el estado de Campeche.

Por otra, el actor y libretista galo Jean-Claude Carriére, a quien se le atribuye ser autor del guión, (uno de los máximos exponentes del surrealismo francés, colaborador frecuente de Luis Buñuel en Bella de día, El discreto encanto de la burguesía, Ese oscuro objeto del deseo y La vida láctea, también guionista de otros destacados filmes como El tambor de hojalata, El regreso de Martin Guerre, Danton, Valmont, La insoportable levedad del ser y La caja china, entre muchas otras), declaró no estar involucrado con la película.

No obstante las controversias levantadas, tanto el reparto como su director, el veterano cineasta danés Hennng Carlsen, decidieron no caer en la autocensura. “Se trata de una historia que celebra el descubrimiento tardío del amor romántico en la vejez”, afirma el realizador.

El mexicano Emilio Echevarría da vida al nonagenario “El Sabio”, quien vive acompañado de su vieja sirvienta Damiana (Evangelina Martínez). Es un tipo solitario y osco, aficionado a la música clásica y lleno de manías. Mediante continuos flashbacks, se narra su niñez y adolescencia, como cuando por equivocación a los 12 años visita el burdel por primera vez. Y fue quizás la enorme idealización hacia su madre la que impidió que se comprometiera sentimentalmente con mujer alguna, incluso dejó plantada a las puertas de la iglesia a la bella Casilda Armenta (Olivia Molina), a quien reencuentra en el ocaso de su vida.

La elegida para su “noche de amor loco” es una virginal jovencita de 14 años a la que el hombre decide llamar  Delgadina (Paola Medina, sobrina de Ofelia Medina). Irónicamente, su primer encuentro con la chica será más emocional que físico.  Al pasar de los días El Sabio empieza a extrañarla y concreta más citas hasta que descubre que se ha enamorado, “Los viejos saben amar mejor porque no tienen otra cosa que hacer”, comenta El Sabio.

Con una buena ambientación, trasladada del ambiente colombiano a “algún lugar del Caribe de los años sesentas”, la cinta transcurre en un ir y venir en el tiempo para conocer la vida del hombre, cuya peculiaridad fue ser mujeriego. El realizador consigue una adaptación bastante apegada a la novela, donde el protagonista es el conductor de su propio relato a través de largos monólogos que complementan las acciones.
Sin ser la gran novela de García Márquez, tampoco lo es la película.

Dirección: Hennng Carlsen.
Reparto: Emilio Echevarría, Ángela Molina, Geraldine Chaplin, Paola Medina, Luis Miguel Lombana, Olivia Molina y Diego Zinker.
País: México, España, Dinamarca y Estados Unidos.
Año: 2011.
Género: Drama.
Duración: 90 minutos.
Clasificación: Mayores de 15 años.
Fecha de estreno en México: 12 de octubre de 2012.